20° Aniversario
10/12/2018 12:45 Hacer Talentos para la Vida su página de inicio   Versión Español English Version Seguinos en Facebook
 
Home
 

Talentos y Ganadores de cada mes
E-letters de la Fundación
Programas Educativos
Programas Culturales
Programas Deportivos
Artículos de la Sección El Otro Lado del Aula
Posters
Noticias de Prensa, Radio y TV
Reconocimientos a la Fundación
Artículos de la Sección Rincón Activo
Quiénes somos
Ayuda a la labor de la Fundación
Póngase en contacto con nosotros


 
Cómo participar en "¡Argentina, te quiero - Bicentenario"
   
 
Cómo participar en "EDELAP es tu Energía Bicentenaria"
   
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

   
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

   
Palabras al Santo Padre Juan Pablo II
Discurso pronunciado en nombre de los integrantes del segundo grupo de obispos de la Argentina, durante la visita ad limina Apostolorum (Fragmentos)

 

Martes 5 de marzo de 2002

Beatísimo Padre:

(…) En el horizonte pastoral de nuestro país, se destaca la crisis general de la vida económica, social y política, que es fundamentalmente crisis moral. Sabemos que la profundidad y generalización de la corrupción que nos afecta exige, junto a cambios de estructuras, una conversión del corazón y de las costumbres, sumamente dura y difícil.

Sólo Dios salva a los hombres y a los pueblos, solo Él cambia nuestro corazón de piedra en corazón de carne. Reconocemos que nuestra libertad no podrá responder sin la ayuda de Dios. Con su auxilio, estamos iniciando un camino largo y fatigoso que reclama toda la grandeza de nuestra caridad pastoral. Pedimos al Señor que toque con su Espíritu el interior de los argentinos, para que -como hijo pródigo- nos levantemos con humildad y esperanza y, confesando nuestro pecado, nos dejemos abrazar por Dios nuestro Padre y comencemos un período nuevo de nuestra historia como Nación. La credibilidad de los argentinos, su confianza mutua, se ha de lograr en un recíproco servicio de justicia y solidaridad que construya cada día el tejido de la amistad social. No basta la justicia para construir un pueblo. Es necesaria la amistad, que no es sino el amor mutuo, el recíproco deseo de bien, propio de los amigos. Por eso entendemos que hasta la misma democracia, como régimen político, cuando no se funda en auténticos valores compartidos, se puede convertir fácilmente en totalitarismo.

(…) Los Obispos hemos creído que era una obligación pastoral acoger el pedido de crear en nuestra tierra un ámbito espiritual, que permitiera un diálogo confiado y fructuoso entre los diversos sectores de la sociedad y del Gobierno. Sin embargo, es nuestro profundo deseo que los laicos, preparados con profundidad, actúen con eficacia y autonomía para transformar el orden temporal que les es propio. Ellos son las manos con que el Señor quiere construir una sociedad digna de sus hijos, los hombres. El Evangelio y la Doctrina social de la iglesia los iluminará para proseguir -en medio de las vicisitudes e incertidumbres del momento- la edificación del Reino de Dios.

"Queremos ser Nación", una nación cuya identidad sea la verdad y no la mentira; el amor, y no el odio; el trabajo y el pan, y no el desempleo y el hambre; la vida, y no la muerte; la familia, y no la triste soledad; la libertad y la justicia; la solidaridad y la paz.

(…) Esperamos de Dios misericordioso la renovación espiritual que ha de encender la llama de la reserva moral de nuestro pueblo. Hay muchos argentinos capaces de conducir con sabiduría y nobleza a nuestro pueblo y hacer de él una nación de trabajo, libertad y fraternidad, de cultura y paz, abierta a la esperanza y al futuro, rica en grandeza interior de su gente más que en los dones de la tierra, rica en la simple piedad de los creyentes, expresada en sus familias, parroquias y santuarios.

Como en la Oración por la Patria, hoy le decimos a Jesús "Aquí estamos, Señor, cercanos a María, que desde Luján nos dice: Argentina ¡canta y camina!"

Santo Padre, ayúdenos a levantarnos de nuestras caídas y errores, a cantar nuestra esperanza y a caminar en comunión, sin fracturas ni exclusiones, hacia el futuro que el Señor nos tiene preparado.

Dios bendiga a Su Santidad, por su caridad sacrificada y sin medida. Y, por medios de su persona, bendiga a la Iglesia que peregrina en Argentina.

 

Monseñor Estanislao Esteban Karlic
Arzobispo de Paraná y Presidente de la
Conferencia Episcopal Argentina

 

TALENTOS 2018
 

Programas Internacionales Argentina España Chile Estados Unidos Italia Uruguay Paraguay Alemania Brasil
 

Bases, Cronograma y Ganadores de Talentos para la Vida
 

YouTube
 

Facebook
 
 

Argentina España (en breve) Chile (en breve) Estados Unidos (en breve) Italia (en breve) Uruguay Paraguay (en breve)