20° Aniversario
10/12/2018 12:37 Hacer Talentos para la Vida su página de inicio   Versión Español English Version Seguinos en Facebook
 
Home
 

Talentos y Ganadores de cada mes
E-letters de la Fundación
Programas Educativos
Programas Culturales
Programas Deportivos
Artículos de la Sección El Otro Lado del Aula
Posters
Noticias de Prensa, Radio y TV
Reconocimientos a la Fundación
Artículos de la Sección Rincón Activo
Quiénes somos
Ayuda a la labor de la Fundación
Póngase en contacto con nosotros


 
Cómo participar en "¡Argentina, te quiero - Bicentenario"
   
 
Cómo participar en "EDELAP es tu Energía Bicentenaria"
   
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

   
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

   
Acompañamiento y adecuada contención

 

Se llama continente a la cosa, envoltura, persona, etc. que contiene a otra. Para intentar ilustrar el vínculo continente-contenido vamos a usar como analogía la relación del agua y el vaso. Imaginemos agua dentro de un vaso y lo que ocurre con el liquido cuando el recipiente se rompe o vuelca: se altera el continente y como consecuencia se desparrama el contenido.

El desarrollo del ser humano depende en gran medida de las características del vínculo continente-contenido: el embrión necesita del continente físico-psiquico que brinda la madre para que el embarazo llegue a término. A su vez la madre necesita de la contención de su pareja. El bebé necesita del continente afectivo que brindan sus padres para crear el aparato psíquico y garantizar el desarrollo. La necesidad de continencia es propia del individuo en su crecimiento y de los períodos de mayor desvalimiento. Como ejemplo tenemos la alimentación satisfactoria del bebé, su higiene, la implementación de normas claras para el adolescente, el cuidado del otro (por ejemplo la asistencia frente a la enfermedad), la atención del geronte, un llamado telefónico, un abrazo, tomar la mano en el momento oportuno, el respeto por el prójimo en situación de sufrimiento, etc.

La contención es brindada también por estructuras como la familia ampliada o la red social por medio de asistencias solidarias, instituciones (clubes, escuelas, establecimientos religiosos).

Para la contención hay que tomar en cuenta las necesidades reales del contenido y las posibilidades del continente. De esta articulación surgen los cuidados que el continente ejerce sobre el contenido y el contenido sobre su continente. A modo de ejemplo sencillo diremos que es importante que la madre amamante amorosamente a su bebé a la vez que preserve su pecho de la intención que puede tener el bebé de morder el pecho que lo alimenta.

En las relaciones patológicas el individuo no logra ser contenido, por dificultades propias o porque el continente no tiene capacidad adecuada de contención generándose confusiones, seudocuidados, abandonos, etc. La continencia adecuada posibilita el pasaje de un individuo desde la total dependencia a una gradual y satisfactoria independencia final. La contracara de esta situación es la persistencia de dependencias patológicas a veces bajo formas de pseudoindependencia (amores que matan).

Cuando se conforma la pareja el vínculo es preparatorio del espacio psíquico para el arribo de los hijos. Al nacer, el bebé es inerme física y psíquicamente, la inmadurez. El desarrollo psíquico dependerá de la capacidad de contener que tenga la pareja parental para todos los sucesos del bebé desde: la angustia, la posibilidad de satisfacer el hambre, de tolerar el mundo exterior con sus incomodidades, resolver frustraciones en grado creciente acorde a sus posibilidades, elaboración de duelos, etc.

La continencia a la que nos referimos es una articulación sutil "artesanal" de dos funciones: amor y autoridad, esta articulación no admite un modelo estandarizado, varía según las familias y para los diferentes individuos que la componen, circunstancias externas e internas que se viven, etc. Esta acción de contener con el transcurso del tiempo, se amplia al resto de la familia y el entorno. Como parte de este entorno surge la institución educativa con modalidades acordes a los diferentes ciclos vitales, organizando a través del amor y la autoridad el acceso al conocimiento y la creatividad.

 

Psic. Beatriz Miramón y Psic. Gabriel Barna

 

TALENTOS 2018
 

Programas Internacionales Argentina España Chile Estados Unidos Italia Uruguay Paraguay Alemania Brasil
 

Bases, Cronograma y Ganadores de Talentos para la Vida
 

YouTube
 

Facebook
 
 

Argentina España (en breve) Chile (en breve) Estados Unidos (en breve) Italia (en breve) Uruguay Paraguay (en breve)