20/4/2014 3:10 Hacer Talentos para la Vida su página de inicio   Agrega este sitio a tus Favoritos Seguinos en Facebook  
 
Home
 

Talentos y Ganadores de cada mes
E-letters de la Fundación
Programas Educativos
Programas Culturales
Programas Deportivos
Artículos de la Sección El Otro Lado del Aula
Posters
Noticias de Prensa, Radio y TV
Reconocimientos a la Fundación
Artículos de la Sección Rincón Activo
Quiénes somos
Talentos On Line
Ayuda a la labor de la Fundación
Póngase en contacto con nosotros


   
 
Cómo participar en "¡Argentina, te quiero - Bicentenario"
   
 
Cómo participar en "EDELAP es tu Energía Bicentenaria"
   
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

   
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

   
La educación y el desarrollo científico

 

Temas como la educación y el desarrollo científico-tecnológico no parecen tener la relevancia necesaria en la agenda de los políticos.

Ciertamente las cuestiones económicas, la inseguridad, las internas partidarias son las que aparecen en el centro del debate político. La educación en general, la formación científica en particular y el desarrollo de la ciencia y de la tecnología, como temas de discusión y de reflexión quedan relegados al propio ámbito educativo y científico, sin trascender al ámbito político, para la toma de decisiones compartidas, coherentes y comprometidas.

Estas breves líneas sólo tienen la finalidad de exponer algunas preocupaciones sobre el vertiginoso avance científico, su vinculación con la educación y el desarrollo de la comunidad científica argentina para el crecimiento y el bienestar de la sociedad.

El vertiginoso avance científico y la educación

Nuestra civilización contemporánea depende de los conocimientos científicos y tecnológicos unidos a sólidas competencias éticas. La comprensión de los alcances y procedimientos de la Ciencia es una necesidad para que todos los ciudadanos puedan participar en forma efectiva, plena y democrática en nuestra sociedad y en el mundo actual. La educación, el conocimiento, la ciencia y la tecnología juegan un papel fundamental en cualquier modelo de desarrollo integrado que intente el país.

Frente al vertiginoso avance científico y tecnológico, la educación es uno de los grandes desafíos que tenemos en estos tiempos. Se trata de lograr en nuestros alumnos la adquisición de una formación científica, tecnológica y humanista, que posibilite el manejo de los códigos y contenidos culturales y de convivencia del mundo actual, para operar comprensiva y equilibradamente sobre la realidad y mejorar la calidad de vida.

Para ello, la escuela tendrá que adaptarse rápidamente a los acelerados cambios científicos, tecnológicos y también sociales, recreando y trasmitiendo los saberes y los valores necesarios para la integración social, incorporando nuevos procedimientos y recursos tecnológicos, con la adecuada capacitación y jerarquización profesional de los docentes.

Un buen sistema educativo se logra con inteligencia y voluntad, con políticas activas y el apoyo de la comunidad. Un buen sistema educativo impedirá la decadencia en el nivel de eficiencia, facilitará todos los procesos de socialización, de investigación y estará preparando a sus alumnos para obtener las condiciones de empleabilidad necesarias para ocupar los puestos de trabajo que surgirán a partir de las transformaciones científicas y tecnológicas. Un buen sistema educativo promoverá el progreso científico, el desarrollo tecnológico y económico, aspirando a mejorar la calidad de vida y el bienestar social. De no ser así, estaremos poniendo en peligro el futuro de nuestra propia Nación.

El desarrollo de la comunidad científica argentina

El desarrollo científico en nuestro país padece las consecuencias de una prolongada hisoria de postergaciones por parte del Estado, agravada -en estos últimos meses- por el descalabro político y económico, con reglas cambiantes y compromisos no concretados.

El cuadro de angustiante incertidumbre y las políticas erráticas, sin visión de futuro, han llevado al sistema científico argentino al borde del colapso, obstaculizando el aprovechamiento de los recursos indispensables para el progreso de la sociedad.

Miles de valiosos científicos argentinos se han visto forzados a proseguir sus investigaciones y realizar sus aportes en universidades y centros de los países desarrollados. Exportamos científicos en vez de retenerlos. Se formaron aquí, no se generaron las condiciones para mantenerlos en el país, se precipitó la llamada "fuga de cerebros" y no se crearon (ni se crean) las condiciones para el regreso.

Invertimos dinero en la formación de científicos y técnicos; sin embargo, en el momento de la devolución, el mismo Estado no permite -aunque sea en parte- la devolución de lo invertido. Falta la contrapartida nacional para que los científicos y técnicos vuelquen sus conocimientos en el país y puedan crear "escuela". Precisamente, deberíamos estar ofreciendo las mejores condiciones para que científicos argentinos -y también extranjeros- trabajen en función del progreso de nuestra sociedad y por el bien común.

En los países desarrollados, las políticas referidas al campo educativo, al campo científico y tecnológico son claras y coherentes; la clase política escucha los mensajes de aquellas personas vinculadas con el quehacer educativo y pedagógico, escucha los mensajes de la comunidad científica. En los países desarrollados se comprende que los nuevos desafíos y las innovaciones educativas y científicas son motores para el desarrollo, el crecimiento y el bienestar de la sociedad. En nuestro país, parece que ocurre todo lo contrario.

 

Prof. Jorge Ratto
Director de EGB de la
Escuela Argentina Modelo

TALENTOS 2014
 

Programas Internacionales Argentina España Chile Estados Unidos Italia Uruguay Paraguay Alemania Brasil
 

Bases, Cronograma y Ganadores de Talentos para la Vida
 

XXI: El Siglo del Cuidado del Medio Ambiente
 

Talentos Online
 
 

Argentina España (en breve) Chile (en breve) Estados Unidos (en breve) Italia (en breve) Uruguay Paraguay (en breve)