1/11/2014 1:27 Hacer Talentos para la Vida su página de inicio   Agrega este sitio a tus Favoritos Seguinos en Facebook  
 
Home
 

Talentos y Ganadores de cada mes
E-letters de la Fundación
Programas Educativos
Programas Culturales
Programas Deportivos
Artículos de la Sección El Otro Lado del Aula
Posters
Noticias de Prensa, Radio y TV
Reconocimientos a la Fundación
Artículos de la Sección Rincón Activo
Quiénes somos
Talentos On Line
Ayuda a la labor de la Fundación
Póngase en contacto con nosotros


   
 
Cómo participar en "¡Argentina, te quiero - Bicentenario"
   
 
Cómo participar en "EDELAP es tu Energía Bicentenaria"
   
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

   
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

   
La escuela y los docentes frenta al compromiso social de la formación en valores
(Continuación)

Existe un fuerte vínculo entre las actitudes y los valores, por lo tanto será necesario formar actitudes que reflejen y refuercen dichos valores.

Como se dijo anteriormente, las actitudes son la concreción y la expresión de los valores. De manera que la adquisición de valores se logra a través del desarrollo de actitudes en concordancia con ese sistema axiológico.

Por otra parte, en lo que concierne al sistema normativo escolar (y áulico), la adecuación entre valores, actitudes y normas tendrá sentido en la medida en que las normas ofrezcan pautas de comportamiento que guían a los alumnos en su intento en desarrollar valores y actitudes compartidos en la comunidad escolar. (¿quién no ha asistido a situaciones reguladas por normas escolares por demás estrictas y rígidas mientras se proclama en el discurso institucional la libertad responsable?)

Para aumentar la adecuación de valores, actitudes y normas se pueden:

  • revisar y discutir las normas y el reglamento a la luz de los valores e ideales expresado en el PEI
  • hacer a los alumnos las normas que rigen la convivencia escolar y sobre todo, difundir de manera explícita los valores que las fundamentan y por ende, les dan sentido.
  • promover la participación de los alumnos en la elaboración de las normas que rigen la vida escolar (o áulica).

No basta con que los responsables educativos consideren a las normas como adecuadas en relación con los valores y las actitudes que se quieren formar. Es deseable que los alumnos entiendan y estén convencidos de esta adecuación como un paso importantísimo para el aprendizaje de las mismas.

La enseñanza de los valores debe convertirse en una práctica efectiva, con metidilogía y estrategias propias, para que el aprendizaje de actitudes adquiera la misma envergadura que el de los contenidos curriculares tradicionales.

Las ideas que construimos sobre el tema

En la práctica educativa no siempre se suele actuar de manera coherente con el discurso oral. Se expresan intenciones que no encuentran su correlato en los hechos.

Al reflexionar sobre la propia práctica, los docentes advierten que:

  • las actitudes y los valores no fueron considerados contenidos de enseñanza.
  • no se planificaron acciones didácticas para el aprendizaje de actitudes como se hizo con otros contenidos.
  • no siempre se evaluaron los logros de los alumnos a nivel actitudinal.
  • no se abordaron en clase cuestiones de orden grupal: conflictos, desencuentros, etcétera
  • las estrategias didácticas de autoevaluación se enfocaron hacia los contenidos conceptuales únicamente.
  • no se promovieron espacios para encontrar criterios unificados dentro de la misma institución en relación con la enseñanza y la evaluación de actitudes.
  • se ha acotado la enseñanza de actitudes en la enseñanza de normas y hábitos

Revertir estas cuestiones no es fácil pero lo cierto es que el dialogo, la autoevaluación y la reflexión grupal pueden convertirse en buenos espacios para ponerlas en evidencia y para convertirlas en objeto de evaluación.

Algunas puntas para trabajar en el aula

Una propuesta pedagógica que procure la enseñanza de valores supone aquellos de carácter universal como: el Amor y del que se desprenden otros como la Verdad, la Rectitud, la Paz. Luego de cada uno de estos valores surgen todos los demás.
Como se dijo anteriormente, la enseñanza de valores conduce necesariamente a la enseñanza de actitudes o a la modificación de aquellas actitudes que no se corresponden con los valores que se proclaman.
Para una verdadera tarea en equipo, sería deseable una distribución discutida y ordenada para que cada docente pueda trabajar con sus alumnos. Una opción posible es la siguiente:

  • Primer ciclo: saber compartir
  • Segundo ciclo: saber ser solidario
  • Tercer ciclo: saber ser tolerante y no discriminar

Existen acciones didácticas que asumen diferentes formatos: talleres, proyectos, espacios institucionales, etcétera.

Más allá de la metodología que cada escuela o que cada docente elija al diseñar las situaciones de enseñanza habrán que considerarse como factor esencial la creación de un clima en la escuela y en el aula que favorezca la vivencia de valores y el desarrollo de la actitudes deseadas así como también la composición de los grupos: edades, nivel evolutivo, intereses, de manera que las situaciones que el docente diseñe, resulten significativas para los alumnos.

 

 

TALENTOS 2014
 

Programas Internacionales Argentina España Chile Estados Unidos Italia Uruguay Paraguay Alemania Brasil
 

Bases, Cronograma y Ganadores de Talentos para la Vida
 

XXI: El Siglo del Cuidado del Medio Ambiente
 

Talentos Online
 
 

Argentina España (en breve) Chile (en breve) Estados Unidos (en breve) Italia (en breve) Uruguay Paraguay (en breve)